OLIMPIADA DE RESURRECCIÓN

Tras la Eucaristía comenzaron las III Olimpiadas, en las que no faltó ni la antorcha olímpica, ni el pebetero, ni los premios. Aunque el mayor premio fue poder vivir, celebrar y testimoniar que la Resurrección de Cristo invita no solo a ser solidarios, sino a vivir y a compartir la verdadera caridad de Cristo que es la Misericordia del Padre.
Así, los campeonatos de fútbol, atletismo, ping-pong, ajedrez, lanzamiento de peso, velocidad, salto de altura, baloncesto, voley; los proyectos educativos, los talleres de plástica, la exposición de trabajos de tecnología y biología, el espacio para los experimentos científicos y disputatio y muchos juegos, se vieron envueltos en una música especial, que no era la del himno olímpico, sino el grito de entusiasmo y alegría que nacía de la Pascua: ¡Cristo ha resucitado! y los alumnos de​

Chesterton, Edith Stein y Pasteur quisieron dar fe de ello…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: